¡Precio rebajado! Crema Ordeñe Ver más grande

Crema Ordeñe

777007

Nuevo

La Crema de Ordeñe Crebell® con PROPÓLEOS y MIEL es una crema con un alto poder nutritivo, suavizante, elastizante e hidratante. El propóleos junto con la miel le confiere su poder natural.

Más detalles

17,96 €

-10%

19,95 €

Más

PROPÓLEO    

El propóleo, propóleos o própolis es una substancia pegajosa producida por las abejas a partir de resinas y otras substancias obtenidas de las plantas, especialmente de las de las flores y de las yemas de hojas y árboles. Las abejas suelen obtenerla de árboles tales como el abedul, el roble o la encina, además de la corteza de las coníferas; pino, alerce y abeto. La Crema de Ordeñe Crebell tiene como principio activo natural el Propoleos.

Para elaborar el propóleo, las abejas obreras introducen las substancias vegetales en su boca, donde las deshacen y las mezclan con salivas y ceras. Una vez formado el propóleo es transportado a la colmena a través de sus patas posteriores.

El propóleo es utilizado por la abejas como material de sellado, recubriendo el interior del panal, reparando las grietas en las celdas, reduciendo el tamaño de las entradas y logrando, evitar pérdidas de calor en la colmena. Mezclan el própolis con cera para proteger las celdas que albergan las larvas, de este modo al aislarlas del exterior las resguardan de posibles infecciones causadas por organismos patógenos debido a las demostradas propiedades del própolis como antibacterianas y antifúngicas.

El aspecto del propóleo oscila desde un color prácticamente transparente hasta un color marrón oscuro dependiendo del tipo de vegetales del cual es obtenido. Su textura varía de acuerdo a la temperatura a la que esta expuesto. La cantidad de propóleos en un panal no es muy elevada puesto que el número de abejas que se dedican a recolectar resinas para su elaboración no es alto (3%). La abeja europea (Apis mellifera) es la principal productora. Una colonia de estas abejas produce entre 50g y 500g anuales, según su magnitud.

Obtención, purificación y tratamiento Para obtener propóleo de una colmena, el apicultor coloca dentro de los paneles unas mallas de plástico o unas telas especialmente diseñadas. Las abejas cubren los espacios de estos materiales con propóleo que se retiran una vez al año. Luego, son enrollados y congelados, lo que permite que el propóleo se resquebraje y caiga, se recoge en bruto, luego es separado de las impurezas orgánicas, larvas y abejas mediante un aspirador;  se tamiza, y para conseguir el tamaño adecuado vuelve a congelarse y es triturado hasta el calibre que sea necesario. El propóleo bruto es sometido a un proceso de disolución, generalmente con alcohol etílico (etanol) u otros solventes como el glicol, el agua o el aceite. Disuelto en etanol suele incluirse como ingrediente en productos de cosmética. Finalmente la pasta de propóleo se obtiene una vez extraído el alcohol etílico y deshidratado hasta alcanzar la textura deseada.

Antibiótico natural y antiséptico potente El propóleo es citado desde tiempos ancestrales por sus propiedades en la curación de las heridas u otras lesiones externas del cuerpo humano. Los antiguos egipcios lo utilizaron como uno de los ingredientes en el proceso de momificación. Griegos y romanos enaltecían sus propiedades curativas. Ya, en los siglos XIX y XX, fue utilizado como antibiótico natural junto a la miel en las curaciones de las heridas provocadas en las guerras, de esta manera, conseguían una cicatrización mayor y disminuían las posibilidades de infección. Incluso se aplicó en el tratamiento de infecciones en animales como la fiebre aftosa del ganado, y la mastitis de las vacas. Numerosos estudios realizados a partir de 1970 han demostrado la eficacia del propóleos contra hongos y bacterias. Por sus propiedades fungicidas, bacteriostáticas y bactericidas, es apto para eliminar las bacterias o los hongos, o impedir que se desarrollen lo suficiente para provocar infecciones. Estas propiedades curativas son atribuidas a su contenido en flavonoides (pigmentos vegetales no nitrogenados), y a los ácidos caféico (compuesto orgánico antioxidante) y p-cumérico (antifúngico de origen natural). Además, el propóleo, posee propiedades regenerativas en los tejidos afectados, y como analgésico ante el dolor.

Enfermedades de la piel En su uso externo  sirve para la curación o atenuación de numerosas anormalidades de la piel, como cortes, forúnculos, granos, quemaduras, dermatitis, eccemas, callos, arañazos, acné, entre otros usos.La Crema de Ordeñe Crebell tiene como principio activo natural el Propoleos.

MIEL

Los azúcares contenidos en la miel (fructosa y glucosa) son rápidamente absorbidos por el intestino puesto que estos han sido predigeridos por las abejas. Un conjunto de enzimas y minerales presentes en la miel permiten una mejor utilización de los azúcares. El índice glucémico (establece el modo en que un alimento que contiene carbohidratos eleva el nivel de azúcar en sangre) de la miel es menor que el de los azúcares.

La enzima glucosa oxidasa otorga propiedades antibacterianas al producir peróxido de hidrógeno (agua oxigenada).

La miel contra las heridas y quemaduras. Aplicando una capa de miel sobre la zona afectada ayuda a regenerar la piel impidiendo que se infecte. Es eficaz sobre las úlceras de los diabéticos (pie diabético), y en la curación de heridas y quemaduras.

La miel es un componente natural con propiedades antioxidantes reconocidas que previene de la acción perjudicial de los radicales libres, causantes de anomalías de la piel tales como la flacidez, las arrugas y las manchas entre otras. Como es rica en enzimas y aminoácidos esenciales es adecuada para la conservación y cuidado de la piel. Desde el punto de vista dermatológico, es cicatrizante, desinfectante, antiinflamatorio natural, y además se emplea como fungicida. Estudios han demostrado las propiedades medicinales de la miel como cicatrizante, antibiótica (fungicida y bacteriana), antiinflamatoria, analgésica, antialérgica, anestésica. La Crema de Ordeñe Crebell tiene como principio activo natural la miel.

Las propiedades naturales de la MIEL y el PROPÓLEOS permiten a los productos que los tienen como principios activos ser recomendados para:

Humectar y nutrir el cuerpo y las manos.

Ayudar a prevenir heridas del pezón antes y después de la lactancia.

Proteger la piel luego de una exposición solar, hidratando y revitalizando la piel por su acción descongestiva, regenerando los tejidos dañados por el sol.

Prevenir el agrietamiento de la piel en invierno.

Ayudar a disminuir y prevenir las estrías, gracias a su gran poder cicatrizante.

Acelerar la acción regeneradora de los tejidos con una acción antiséptica.

Colaborar a cicatrizar pequeñas heridas y excoriaciones.

Aumentar la elasticidad y contenido hídrico de la piel, previniendo la flacidez.

Contribuir a mejorar los efectos de los masajes.

Proteger la piel después de la depilación, aliviando el ardor, dejando la piel tonificada y fresca.

En pieles secas ayuda a mejorar la sensación de frescor y ardor luego del afeitado.

Contribuir a combatir la micosis y los hongos de los pies.

Ayudar a prevenir las durezas y callosidades de los pies y las manos, dejándolos suaves y tersos.

Contribuir a reparar los labios dañados por la acción del frío, el viento o el sol, hidratándolos, combatiendo la sequedad y el resquebrajamiento.

Colaborar en la regeneración de la piel luego de realizado un tatuaje.

El PROPÓLEOS es adecuado colaborando en la lucha contra la micosis u hongos. Es excelente ayudando a calmar las llagas o ulceraciones producidas en las personas postradas en cama por períodos prolongados. Magníficos resultados ante las laceraciones irritativas de los dedos de las manos, vulgarmente conocidas como “alergia a detergentes de las amas de casa”.

Consejos de uso:

La crema de ordeñe está formulada para todo tipo de piel con particular eficiencia para las personas que trabajan con sus manos o para quienes tienen actividades de exposición a las inclemencias del tiempo, tales como:

Personal de hostelería (cocineros, ayudantes de cocina).

Mecánicos.

Trabajadores de la construcción, de la actividad pesquera y petrolífera.

Artesanos del cuero o la cerámica.

Gente que desarrolle actividades deportivas de montaña (senderismo, esquí, snowboard, trekking, trail, parapente).

Personal de limpieza en general.

Podólogos.

Trabajadores del campo con actividades agrícolas o ganaderas.

Quienes se han realizado un tatuaje y necesitan humectar la piel.

En definitiva, toda persona que necesite hidratar en profundidad su piel, especialmente para quien esté expuesta a los agentes como sol, viento, cloro, productos químicos, detergentes, y particularmente para aquellas con pieles sensibles y delicadas que padecen irritación y permanente picazón puesto que la acción del Propóleos ayuda a calmar tales sensaciones.

Colocar masajeando en todo el cuerpo especialmente en las zonas más secas de la piel. Por tratarse de una crema de rápida absorción, no deja sensación grasa ni espesa sobre la piel, y puede ser utilizada diariamente e incluso varias veces al día. Su aplicación sobre las uñas mejora sensiblemente su apariencia evitando la proliferación de micosis.

Observaciones:

No contiene parabenes.

Debe evitarse el contacto con los ojos.

Producto no testado en animales.

Presentación: envase de 200 ml.

Reseñas

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Crema Ordeñe

Crema Ordeñe

La Crema de Ordeñe Crebell® con PROPÓLEOS y MIEL es una crema con un alto poder nutritivo, suavizante, elastizante e hidratante. El propóleos junto con la miel le confiere su poder natural.

Escribe tu opinión

1 Otros productos de la misma categoría: